viernes, 11 de diciembre de 2009

Cuidado de orquideas: Lycaste Macrophilla. O la historia de como unos pseudobulbos desconocidos me dieron esta preciosa flor.

Nunca pensé que lo lograría cuando me las pusieron en la mano. Se veían irresistibles y lo único que me dijeron de ella fue que era una Lycaste; de modo que me conseguí una maceta de barro, con agujeros; le puse muchos pedazos de piedritas y macetas rotas como fondo; luego un sustrato a base de corteza, un poco de osmunda, carbón picado y algo de humus de l…

Nunca pensé que lo lograría cuando me las pusieron en la mano. Se veían irresistibles y lo único que me dijeron de ella fue que era una Lycaste; de modo que me conseguí una maceta de barro, con agujeros; le puse muchos pedazos de piedritas y macetas rotas como fondo; luego un sustrato a base de corteza, un poco de osmunda, carbón picado y algo de humus de lombriz. Creo que no me fue tan mal.

El género Lycaste es propio de Sur y Centro América. Son plantas a las que les gusta el frescor en general y mucha ventilación pues sus brotes y raíces son propensas a pudrirse o llenarse de hongos. Los riegos deben hacerse cuando el sustrato o sus raíces, si están montadas, estén casi secos y por la mañana de posible. Aumentar la intensidad de luz y riego cuando empiecen a echar brotes. Necesitan alta humedad y se las puede tener a la sombra o mejor aún con buena luz, pero lejos de los rayos del sol.

Esta especie en general es bastante florífera, y les gusta el abono muy diluido aunque hay que respetar su período de reposo que se da luego de la floración.

Lycaste Macrophilla

Lycaste Macrophilla


0 comentarios:

Publicar un comentario